17 marzo 2009

funcionario, persona que desempeña un empleo público.

Hay muchos que consideran que su situación laboral es sólo un acopio de derechos que pueden ser reclamados y lo que quieren es siempre su parte, que exigen berreando, a la vez que remolonean en añadirle nada.

Hay otros muchos, que cuando sabemos de ellos nos admiran, ellos ponen mucho más de lo que obtienen. Y además suelen hacerlo de una manera modesta y generosa.

Tener muchos o pocos en una Comunidad no es bueno ni malo sino todo lo contrario.

En Extremadura el 65% de los funcionarios trabajan en Sanidad y Educación.
En Extremadura el 99% de la Sanidad y la Educación se gestiona desde lo público.

Por otro lado, los datos siempre son fríos, no tienen espíritu, debemos ponérsele nosotros, los funcionarios y los no funcionarios.

10 comentarios:

  1. Hola amig@s del Blog de Rosdelcar:

    Hay que mirar siempre a la persona y no a su relación laboral que mantiene con su empresa. Todo es manifiestamente mejorable, también las relaciones laborales, así como la productividad; tanto en lo relativo al buen hacer del funcionari@ como al estilo de gestión del que dicta las normas y que manda lo que el funcionari@ debe de hacer. Hay que tener cuenta que los funcionari@s, como un dependiente de un comercio o de una zapatería, son mandados y hacen lo que se les manda y como se les manda.

    Para cambiar el hacer en caso de que no nos guste -y no nos gusta- hemos primero de cambiar el mandar hacer.

    En esto pasa igual que en los despidos por la crisis, los expedientes de regulación de empleo son sufridos por los trabajadores, pero las decisiones que los provocaron fueron de l@s directivos y de l@s gestores del sistema.

    También es esto pasa igual que con la inmigración. Ell@s no son los responsables de su situación ni deben de ser cabeza de turco de nada. Son víctimas de las políticas globales y locales que hacen los gobiernos. Ell@s sólo buscan un lugar donde se les garantice trabajar, comer y mantener dignamente a sus familias.

    - Javier, pero ya sabes que siempre es más fácil arremeter contra el más débil.
    - Eso ha sido hasta ahora, a partir de ahora ya hay que empezar a acostumbrarse a mirar hacia arriba. Luego hacia abajo obviamente, pero primero hacia arriba. Hay que empezar a cambiar los estilos, las formas, los usos y las costumbres que se tienen de hacer las cosas; de arriba a abajo y de abajo a arriba. Evaluación sistemática de todo y por todos.

    Muy buen post amiga Rosdelcar. Es muy positivo que seamos los funcionarios quienes lideremos este debate necesario. Ya me gustaría a mi que esos otr@s compañer@s funcionari@s, l@s del ámbito educativo fueran capaces de hacer lo mismo.

    Recibid un muy fuerte abrazote amig@s.

    ResponderEliminar
  2. OPINO
    Creo que hay una descompensación, una administración mal administrada en recursos humanos, y materiales de cara el funcionamiento mucho mas efectivo. Se podía ahorrar mas de lo que se ahorra, y gastar menos en lo que a veces se despilfarra.
    Muchas veces uno tiene la sensación de la lejanía. De que al que le pagan por pensar, no llega al conocimiento de la base en la cuál se realizan y aplican sus decisiones.

    No digo que la Administración Pública sea un desastre afirmo que es mejorable. Muchas veces uno se siente aislado, que haces cosas por ti mismo que no te pagan. Por como eres no solo trabajando si no en tu propia personalidad individual. Se debe hacer una formación interna continúa. No sujeta a ciertos criterios emanados de un partido concreto o un sindicato determinado.

    El conocimiento siempre es útil, porque mejoras en calidad de inteligencia y sobre todo porque de cara al compromiso social que toda ocupación laboral conlleva de una manera directa o indirecta. Parto de la máxima que es mas fácil la critica que la decisión. Tan importante es en un edificio la estructura y su base como el tejado que en teoría sirve de protección a todo.

    Soy partidario de que un cargo debe de ser renovado, para revitalizar la ilusión, las ideas y las energías y alejarle de paso de la tentación y la inamovilidad. Si tienes un blog que no metes contenidos, imaginación. Y además llevas la iniciativa como patrocinador y moderador al final acaba en el cementerio de Internet. Y lo largo y ancho de la red hay como en lo de las cenas, "tumba de webs llenas".

    La alternancia siempre es positiva, al fin y al cabo es la esencia de las ideas, de la democracia y de la libertad. Caer en la rutina hace mucho daño, la falta de motivación es una enfermedad que sabes el remedio. Y a veces cuándo vas a por la receta para curartela no te la venden en ninguna farmacia porque tienes otra nueva como es el aburrimiento con lo que te diviertes.

    Atte-Paco Martín el soñador de guardia.

    ResponderEliminar
  3. Según un informe sobre el peso de las Administraciones Publicas, en las distintas Autonomías, en Extremadura tenemos el doble de Funcionarios por habitantes, que la media del resto de comunidades autónomas.
    Guillermo ha tratado en varias ocasiones de explicar esta desproporción, alegando que en Extremadura, toda la sanidad y toda la educación, son públicas casi al 100%.
    Se supone que el resto de autonomías, también deben cubrir estos dos servicios básicos desde sus respectivas administraciones y que si no lo hacen con funcionarios, lo harán mediante conciertos con empresas privadas de sanidad y de educación, con lo que los empleados de estas empresas concertadas, no se cuentan como funcionarios.
    Son dos modelos distintos y cada uno tiene sus ventajas y sus inconvenientes.
    En Extremadura, tenemos el modelo económicamente mas lógico, en base a las especiales características de nuestra Comunidad (Baja densidad de población y dispersión de la misma).
    Por ello, todos nuestros esfuerzos han de ir encaminados a hacer que funcione lo mejor posible el modelo que tenemos.
    Los responsables políticos y gestores de lo publico, persiguiendo la mayor eficiencia y los ciudadanos, usuarios de estos servicios, exigiendo eficacia a los funcionarios.
    En definitiva: Servicios eficientes, prestados por Funcionarios eficaces.
    Salud para todos.

    P.D. Rosa, gracias por darme la bienvenida a tu blog.

    ResponderEliminar
  4. Un poco de humor, nunca viene mal, asi es que parafraseando a GustavoAdolfo:

    Si quieres que funcione mas que funciono, funcionare, funcionando.
    Funciono y no funciono funcionando, con quien no funcionando funciono
    He funcionado, sin funcionar, y estoy sin funcionar funcionando.
    Un funcionario.

    ResponderEliminar
  5. Hola amig@s del Blog de Rosdelcar:

    Al hilo de lo que plantea Gargantúa. A la derecha y a ciertos conservadores de izquierda que diría Anthony Giddens, le interesa tener asalariado al típico funcionario de toda la vida para que de una mala imagen de lo público y así le justifique a él el privatizarlo todo y ponerlo en manos de conocidos y amigos. Es por ello que nunca acometen reformas en la administración. La imagen del funcionario es la que utilizan por interés, pero no hacen nada por mejorar la eficacia, es más, potencian y consienten la ineficacia.

    Siempre tenemos que tener presente lo que ciertas verdades esconden. Lo nuestro tiene que ser evaluar, evaluarlo todo y a tod@s, de abajo a arriba y de arriba a abajo. Los altos cargos en primer lugar, sus estilos de gestión son verdaderamente pésimos y altamente mejorables.

    Recibid un muy fuerte abrazote amigos.

    ResponderEliminar
  6. ¡Buenas noches!

    De todo hay en este mundo, de todo hay en la viña del señor, como en cualquier puesto de empleo o empresa, desde personas encantadoras motivadas y que amablemente desempeñan su trabajo, a personas interesadas y egoístas que por escaquearse y por la seguridad de tener un puesto de trabajo fijo, campan a sus anchas.

    Hace unos días le compartía al amigo Cruz, que tanto los usuarios de los servicios públicos, y en este caso los funcionarios, debemos entender que la labor que desempeñamos es por todos y para todos, que aunque la gestione el estado, los beneficiarios y usuarios somos toda la sociedad. De igual manera para los funcionarios, están al servicio del pueblo, prestando un servicio social, entonces creo que también deben valorar y entender la responsabilidad que ello conlleva.

    Por otro lado, deciros que cuando recibo o veo una actitud no agradable de parte de un funcionario, soy de las primeras que digo, si yo fuera quien pongo las condiciones, les ponía una clausula que pudieran irse al paro como cualquier obrero de cualquier empresa.

    Un abrazote

    ResponderEliminar
  7. Mientras el mundo exista, habrá hombres listos que vivan sin trabajar a expensas del público y los golpes irán siempre a dar en la hogaza, es decir, en la realidad.

    ResponderEliminar
  8. Amigo de la dialéctica, lo que propones sólo sería posible si pudiéramos "parar el mundo"; pensar, debatir y concluir con la aplicación de las recetas más adecuadas, pero pensamos mientras actuamos y actuamos mientras pensamos. Seamos directivos, empleados, empresarios, funcionarios, lo importante es que cumplamos nuestro contrato, que desempeñemos nuestro trabajo con honestidad, y si además podemos opinar, mejor. A veces aportaciones pequeñas hacen que avancemos cuantitativamente en eficiencia, esto es lo importante. Cambiar las cosas de "arriba a abajo" sencillamente es imposible, ni global, ni regional, ni localmente. Por muy bonito que pudiera parecer, no podemos parar el mundo. Ya me gustaría!

    ResponderEliminar
  9. Funcionario: que me reciclen, que me pregunten, que me vacacionen, que me moscosen, que me paguen, que me promocionen, que me, que me, que me quemo, me manifiesto, me huelgo... si no es así

    ResponderEliminar
  10. François De La Rochefoucauld19 de marzo de 2009, 18:27

    Las pasiones son los únicos oradores que siempre persuaden. Son como un arte de la naturaleza cuyas reglas son infalibles; y el hombre más romo cuando le domina la pasión persuade mejor que el más elocuente que carece de ella.

    ResponderEliminar